pillándome los dedos


Hace unas semanas y gracias a una creativa recolocación de días de vacaciones tuve el honor de asistir a la fiesta de cumpleaños de MA, donde corrieron el tequila y los palos, porque alguien tiene que celebrar los 30 por todo lo alto y a MB y a mí ya se nos había ido el momento. Me lo pasé como los indios, con la satisfacción del regalo de última hora terminado con tiempo de sobra y sin recurrir al Corte Inglés, como había sido mi primera opción. No señores, una semana antes del evento decidí que a falta de una hipotética reedición de lujo de la filmografía de Emilio Estévez iba a esforzarme en hacer algo único supliendo el talento que Dios me ha dejado a deber con un montón de amor del bueno por la cumpleañera. Cuando el lunes por la mañana le dije a mi madre que iba a hacerle unos mitones a MA para la fiesta del sábado mi madre me miró con cara de pena e incredulidad. Es muy curioso, porque precisamente mi madre debería conocer mejor que nadie el poder que tiene un plazo apretado; llevo toda mi vida viéndola apurar los días antes de una boda o alguna movida especial para terminar en el último momento algún vestidazo o un abrigo precioso hecho de alas de hadas y cosas así que hace ella. Unos mitones son como una mota de polvo en el ojo de un tiranosaurio comparado con las cosas que mi madre se ha sacado de la manga. Así que el que se pensase que no me iba a dar tiempo me picó todavía más. Los mitones habían pasado de ser “regalo hecho con cariño un poco apretadamente” a “regalo hecho con cariño CON TIEMPO DE SOBRA, JA, BUENA SOY YO”.

Suena más épico de lo que fue en realidad.

Nombre: Assassin’s Mitts
Patrón: Semplice (gratis)
Lana: Garnstudio Drops Baby Merino
Hechos para: MA (viene de Mary Auditore da Firenze, si os lo preguntabais)

Los mitones en sí me llevaron tres días de hacer punto mientras veía la tele después de cenar. Son hiperbásicos y rápidos, aunque con las prisas quedaron un poquito más cortos de lo que me hubiera gustado, pero ahora ya sé hacer mitones practicamente de memoria, que era una de mis máximas aspiraciones en la vida :D Ninguno de los esquemas para el logo que veía en Ravelry me terminaba de convencer, y el que me convencía hubiera necesitado un montón de edición para adecuarlo al espacio del patrón, así que me até la manta a la cabeza y armada de un portaminas y un cuaderno de cadena cien hice un patrón apresurado. Aunque he quedado bastante contenta si los repito (que posiblemente sí porque YO TAMBIÉN QUIERO) haré algunos cambios. O no. Porque supongo que a estas alturas mis padres hayan tirado el trozo de papel piojoso y tenga que volver a hacerlo y todos sabemos que en la parte personal de mi curriculum he incluido como afición “patear la misma piedra repetida y concienzudamente”. Está justo debajo de “ser incapaz de contar las vueltas que he hecho en el primer elemento de una pareja en teoría idéntica”. TRICOTAJE DE CALIDAD.

Una vez garabateado el esquema dupliqué los puntos con la lana clara y yastá, mitones personalizados :D Baño templado, estirarlos y dejarlos al sol, y como por arte de magia les desaparecieron las escaleras, crecieron un poco y dieron las tres de la tarde DEL VIERNES. SÍ, GENTE, LOS ACABÉ CON UN DÍA DE MARGEN LIKE A MOTHERFUCKING ADULT (ignoremos discretamente los cinco o seis proyectos que tengo entre manos y que llevan meses de retraso).

Y también la regalaron un palo, que sé que os lo estabais preguntando.

Anuncios

Un pensamiento en “pillándome los dedos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s